Expo´92 Sevilla
Dubai 200

El 12 de octubre de 2016 inicié el viaje que hermanaría para siempre las ciudades de Sevilla y Dubai a través de sus exposiciones universales. 35.000 kilómetros y 8 meses después volvería a Sevilla con las maletas de mi moto rotas.

Sevilla y Dubai, ciudades hermanas. 

Gracias a este viaje y a la ayuda de algunas personas, logré entregar la bandera de la Expo92 de Sevilla a la organización de la exposición universal de Dubai 2020. Un gesto de carácter oficial que fue posible gracias a la intervención del embajador de España José Eugenio Salarich, a quien le estaré siempre agradecido. 

Rompiendo Records. 

Se hizo lo nunca hecho. Durante el viaje realicé varias arañas impensables hasta el momento. La vuelta desde Dubai a Sevilla, de unos 8.000 kilómetros, la recorrí en 8 días en los cuales pude aprovechar para visitar a amigos y familia. Otra azaña fue la de cruzar, junto a mi amigo Paul Van Hoof, Georgia y Armenia para llegar a la capital de Iran en uno de los inviernos más duros. A la llegada a Iran por Armenia, los militares no entendían cómo dos motos habían podido cruzar las montañas armenias en pleno invierno. El militar más veterano llegó a asegurar que nunca antes ninguna moto había cruzado la frontera en invierno. 

Un proyecto con más voluntad que recursos.

En aquel viaje no disponía de muchos medios. Había días que tenía que decidir entre comer o echarle gasolina a la moto. Para grabar usaba mayormente la cámara del teléfono móvil. Aunque disponía de dos cámaras de acción baratas, siempre me daban fallo de batería y prefería prescindir de ellas. Una vez finalizado el viaje, calculé que durante esos 8 meses había gastado 17 euros al día de media.

Estando en Dubai a la espera de la entrega de la bandera me quedé prácticamente sin dinero. Entonces mi moto Paz necesitaba una revisión a fondo y yo no sabía de qué manera iba poder volver a España. Los días se hacían eternos esperando.

Por aquel entonces, tenía lugar en Dubai la feria Internacional del Turismo y allí que me planté con la bandera en una bolsa para ver si lograba hacerme una foto con el príncipe de Dubai, que también estaría allí ese mismo día. En varias ocasiones estuve a pocos metros de Hamdan bin Mohammed al Maktoumy, pero la foto del príncipe con la bandera nunca se hizo.

Sin embargo, aquel día mi suerte iba a cambiar. En un stand de la feria me encontré con un grupo de sevillanos representando a Citysightseening, una multinacional sevillana. Allí conocí a Enrique Ibarra, dueño de la empresa, quien después de escuchar mi historia decidió patrocinar mi regreso en moto a España, gesto por el cual le estaré eternamente agradecido. 

Videos en directo – Maletas Rotas

Con un el uso de la cámara de mi teléfono iba realizando videos para poder mostrar a mi entorno que estaba bien. Poco a poco iré subiendo contenido.

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.